¿Me quiero comer el mundo o tengo antojo de tamales?

Y así, pasa un mes y yo sin visitar mi espacio especial.
Pues les cuento, hace un mes tenia el firme propósito de escribir cada domingo, pero adivinen, es un dia demasiado lleno de compromisos, dícese, el uniforme, mis uñas, la ropa para planchar, mi marido, mis hijos, etc, etc.
Pues hoy me decido y quiero comerme al mundo, desde este humilde blog, quiero crear un mundo irreal tal vez, donde yo sea la protagonista de cada sentimiento, de cada paso que doy, tengo mucho miedo, pero debo poder, debo dejar los miedos, de todo, hay cosas tan insignificantes, pero que finalmente me afectan, y son un gran monstruo, pero ya saben que no puedo avanzar.
Así que con mi gran reloj de pomodoro, me voy a forzar a escribir en este espacio cada lunes por la noche, creo que seré muy feliz.
¿y ustedes que opinan?

¿se puede ser feliz? o .. nos vamos a vender tamales.. digo a comer jajajajaaj

Comentarios

Maruja ha dicho que…
No dejes de escribí por qué a mí me gusta como lo haces. Buenas moches.
Nidia Murillo ha dicho que…
Gracias Maruja, un abrazo grande para tí.

Entradas populares