Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2016

¿La protagonista no soy yo o la gastritis tiene cara de mujer?

Resulta que hoy regresando de una larga junta de trabajo, donde te metes a la monotonía y cotidianidad, donde la meta es un conjunto de consensos de los que estamos en el medio de la educación y la pasión nos marca para llevar a cabo estrategias aplicadas a los chicos dueños de un futuro cercano, para distraerme un poco, me di a la tarea de meterme a mi cuenta de twitter y leyendo varias cosas, llegue a una publicación acerca de cómo en ocasiones, las historias que vives o viven tus familiares o amigos cercanos, pueden cambiar radicalmente cuando el enfoque cambia.  Es decir, si en lugar de verte como la víctima o la heroína, vez a la otra persona con estos papeles, podrías terminar con conclusiones terriblemente diferentes, y esto me lleva a pensar en los conflictos o malentendidos que a veces surgen por solo defender un punto de vista cuando hay millones de aspectos a revisar y tantas veces preferimos la separación que la aceptación de otro punto de vista diferente al nuestro.  ¿co…

Los miedos, los superamos o nos los comemos?

Tengo muchos miedos y me doy cuenta que poco a poco se incrementan, mi trabajo, mi salud, mis papás, mis hijos, mi futuro, mi carrera.
No se si todas esas grandes personalidades que admiro, todas esa historias de triunfo han tenido estas crisis donde no encuentras la paz masiva, solo la temporal, por ratos, pero el todo no llega.
He hablado con mis hijos y ellos tambien tienen temores y no se si yo los infundi y yo debo quitarselos pero aun no puedo. Ni siquiera se como llegaron ahi. Ni siquiera se como quitarme los míos. A veces ni siquiera se cuales son los míos, Como surgieron, como crecieron, como me atraparon y tenazmente  me tienen con los pies en el piso. Tal vez si no existieran yo podria volar por todos lados, ver las realidades desde muchos puntos de vista. 
Y ustedes? Que temores tienen?

caminamos o nos regresamos...

Hoy es 14 de febrero, les cuento que este fin de semana me la pase enferma, pero no cualquier cosa, muy mala, totalmente en cama, sin comer, dormida, casi muerta, solo es gripe pero me sentía fatal, y además me tome el medicamento para acabar con el, aunque de paso, terminara conmigo.  Pensé en tantas cosas, en tanto que quiero vivir y soñar, conseguir y disfrutar, pero también me doy cuenta que a mis cuarenta años, no se si el sacrificio y esfuerzo que requiere lo haría, o solo quiero esa vida tranquila que no logro conseguir, con esos pequeños detalles que parece que los tengo en la mano y llega esa nube gris que se los lleva y no se porque pareciera que yo tengo el poder de quitarla y luego entra el miedo fatal, ese miedo que hace que me tire en cama un fin llena de enfermedad, dícese mocos y tos... Así es la vida o solo mi vida, así es el presente o solo mi presente, tengo tanta imaginación en este cerebro que cada día tiene mas para dar y sin embargo no ha habido un buen directo…

Quiero amigos o tengo ganas de cocinar

Hay veces en la vida que te hacen falta amigos, pero de esos amigos que van por ti al fin del mundo, que te entienden con una mirada, con un tono de voz. Yo soy una bendecida porque tengo muchos amigos, que la vida me ha alejado de ellos por varias razones pero que el cariño sigue latente. Y hay momentos como hoy, que no se que quiero, si verlos a todos juntos en una gran reunión o tomarme una copa de vino tinto con cada uno y platicar largo y tendido como lo logramos hacer en el pasado. Hay tantos nombres que me pasan a la cabeza que me hicieron tener grandes momentos, grandes recuerdos que hoy nutren mi corazón con carcajadas y sonrisas.  Hoy me pregunto, ¿cómo somos mejores amigos? en la cotidianidad o en el recuerdo añejo. ¿cómo acerco esos momentos irreemplazables a mi día a día? ¿cómo le enseño a mis hijos a crear estos ambientes sanos y longevos donde los amigos nacen y se mantienen? Me gusta abrazar a todos ellos en mis pensamientos diarios, me gusta crear nuevos amigos, con …

El nuevo día o la amargura cubierta de miel.

Hay tantas veces que me doy cuenta de lo bendecida y afortunada que soy, pero la verdad, esto no es nuevo, y hay tantos ejemplos, tantas historias a mi alrededor que no solo valoran mas la vida que yo, sino que hacen todo para que la gente a su alrededor valoren y disfruten mas la vida, pero hoy, que tengo a una gran amiga, una gran persona, que cada día es una lucha interminable, parece inalcanzable que no vemos el final, es cuando veo mis manos y no se si cada detalle, si cada huella que la vida ha dejado, me ha hecho, realmente valorar lo que significa, vivir un día mas, respirar un día mas, amar un día mas, ser como el viento que toca varias vidas y no se si en verdad, me esfuerzo para crear un cambio en ellas, para que ese momento pequeño o grande, haga que valga la pena vivir, haga que mi vida valga la pena, por el eco que pueda crear en las vidas que están a mi alrededor, en mis hijos, mi familia, mis amigos. 
Respiro y saberme mortal, ser consciente de cada segundo tan efímer…

¿Me quiero comer el mundo o tengo antojo de tamales?

Y así, pasa un mes y yo sin visitar mi espacio especial.
Pues les cuento, hace un mes tenia el firme propósito de escribir cada domingo, pero adivinen, es un dia demasiado lleno de compromisos, dícese, el uniforme, mis uñas, la ropa para planchar, mi marido, mis hijos, etc, etc.
Pues hoy me decido y quiero comerme al mundo, desde este humilde blog, quiero crear un mundo irreal tal vez, donde yo sea la protagonista de cada sentimiento, de cada paso que doy, tengo mucho miedo, pero debo poder, debo dejar los miedos, de todo, hay cosas tan insignificantes, pero que finalmente me afectan, y son un gran monstruo, pero ya saben que no puedo avanzar.
Así que con mi gran reloj de pomodoro, me voy a forzar a escribir en este espacio cada lunes por la noche, creo que seré muy feliz.
¿y ustedes que opinan?

¿se puede ser feliz? o .. nos vamos a vender tamales.. digo a comer jajajajaaj