las hormonas no mienten

Y así, como ayer tenia una crisis de identidad, donde el techo estaba arriba, porque le gusta molestarnos, porque no nos valora, porque le falta motivación intrínseca, para poder morir con nosotros y sin nosotros. Vemos el tesoro mas allá de las donas de chocolate, mas allá del café, mas allá de un buen curso de auto estima en la edad madura.
Te das cuenta que la vida de la mano de las decepciones, no es una prueba, es la vida misma, con ese sabor amargo, pero que suaviza el trago de la hiel, que viene y nos abraza, y tal vez nos de un poco de temor, vivirlas, o mas bien sentirlas, pero así es esta ruleta rusa, que todo mundo vive.
Que yo vivo con mis hormonas, domingos tan tranquilos pueden ser un parte aguas para mi blog, o pueden ser un interesante día de lavandería, donde, el no dejar ninguna prenda sin lavar, es una tarea que solo YO puedo resolver con tal sutileza, soltura y armonía que el mismo maestro limpio me envidia.
Y así comenzamos otra semana, con ánimos y sin ellos, pero aun así la comenzamos ...

Comentarios

Entradas populares