La bicicleta.... O la vida....esa es la pregunta...

Mi hijo acaba de aprender a andar en bicicleta. Ya no recordaba la emoción de ponerse en equilibrio, todo lo que se necesitaba para levantarse después de una caída, toda la concentración que requería dar una vuelta. Siempre existía la tentación de bajar los pies y continuar por el camino fácil. Pero ahora me doy cuenta de la gran analogía con la vida que tiene este ejercicio, desde la toma de valor para comenzar, la paciencia y las caídas que debemos poner en la bolsa de herramientas para intentar el objetivo, el conjunto de apoyo, ya sea amigos o familiares alrededor que se requieren, y por útimo el tiempo invertido, las tardes sumergidas en los intentos.

Y hay dos opciones, caerse y no volver a hacerlo, medio hacerlo, bajando los pies o lograrlo, y sentir ese aire de triunfo que choca en nuestra frente y que sabe nada mas y menos que a gloria, a dulce emoción de extasis chocando con nuestros pensamientos de gozo.

Así la vida, o le entramos o le ponemos rueditas para llevarla fácil. O le sufrimos un rato para al final ser triunfadores de metas grandes o pequeñas, pero son nuestros logros, esos que al final de los tiempos nos dicen si valió la pena el camino. 

Bonito intento y bonito trayecto...

Comentarios

Maruja ha dicho que…
Me he alegrado el poder leerte de nuevo. Un saludo.

Entradas populares