Muda

Como una roca

Como las flores del campo

Que solo sienten el viejo viento caer sobre de ellas

Se carcajea al verlas deshojarse

Se evapora y solo deja los rastros de destrucción

En las almas delicadas de las amapolas

en el despeinado pasto fresco del amanecer

regresa el alborada saludando sin cesar

pregonando el despertar

de los botones de la saciedad

y uno solo no sabe si reír o llorar

lastimado solo esta

sin embargo hay que trabajar.



Muda

Como paisaje de Botero

Como juguete de Hammelin

Como estatua de marfil

Susurrando el llanto

De abandono por ahí

Como si nunca nadie escuchara

Como si nada lo entrelazara

Como extrañando su bien morir


Muda


Como los libros de Neruda

Los poemas de Sabines

Los relatos de Garcia Marquez

Sin afán a la ternura

Sin consuelo a la premura

Sin alba a la desventura

Comentarios

Entradas populares de este blog

FIN DE SEMANA LARGO

Soy buena en esto o los planetas se alinearon

Tranquilidad y tiempo